16 de junio de 2017

1º Bachillerato. Para las vacaciones...

Queridos hij@s. Es triste suspender 2º de Bachillerato y quedarse a las puertas de terminarlo. Por eso, me veo en la obligación moral de recomendaros que leáis el libro de Isabel Allende "La casa de los espíritus" ed. DeBolsillo (por ejemplo) pues es lectura obligatoria para las PAU y bastante compleja como para que os atragantéis al final de curso con ella. Asimismo, a las personas que tengan dificultades con la ortografía, les recomendaría que, además, se compraran cuadernillos autoevaluables para hacerlos entre chapuzón y helado. Por último, es interesante que repaséis los conceptos explicados en clase referentes al Comentario de textos y a la Morfología. Descansad y leed todo lo que podáis. Hasta pronto.

1º Bachillerato. Para las vacaciones...

Queridos hij@s. Es triste suspender 2º de Bachillerato y quedarse a las puertas de terminarlo. Por eso, me veo en la obligación moral de recomendaros que leáis el libro de Isabel Allende "La casa de los espíritus" ed. DeBolsillo (por ejemplo) pues es lectura obligatoria para las PAU y bastante compleja como para que os atragantéis al final de curso con ella. Asimismo, a las personas que tengan dificultades con la ortografía, les recomendaría que, además, se compraran cuadernillos autoevaluables para hacerlos entre chapuzón y helado. Por último, es interesante que repaséis los conceptos explicados en clase referentes al Comentario de textos y a la Morfología. Descansad y leed todo lo que podáis. Hasta pronto.

26 de mayo de 2017

Carta de despedida a mis alumnos de 2º de Bachillerato...


Soy profesor… Nací en el instante en que surgió una pregunta de vuestra boca. He sido muchas personas en muchos lugares. Soy también aquellos cuyos nombres y rostros se han olvidado hace mucho tiempo, pero cuyas lecciones y carácter se recordarán siempre en los logros de sus alumnos. He llorado de alegría con vuestras ocurrencias, he reído con regocijo en clase, y he permanecido con la cabeza inclinada por el dolor y la confusión ante vuestras derrotas.
En el transcurso de un día se me ha pedido ser actor, amigo, psicólogo, padre sustituto, político... Dejando a un lado los comentarios, anáforas, derivaciones, verbos, historias y libros, no he tenido en realidad nada qué enseñar porque habéis aprendido por vosotros mismos, y sé que se necesita el mundo entero para deciros quiénes sois. Soy una paradoja. Hablo más alto cuando escucho más. Mis más grandes regalos son lo que quiero recibir, agradecidamente, de vosotros.
La riqueza material no es una de mis metas, pero soy un buscador de tesoros a tiempo completo, en mi búsqueda de nuevas oportunidades para que podáis usar los talentos, en mi constante búsqueda de esos talentos que a veces yacen enterrados en la autoderrota.

Soy el más afortunado de todos los que trabajan.

A un médico se le permite traer una vida en un momento mágico. A mí se me permite que esa vida renazca día a día con nuevas preguntas, ideas y amistades. Un arquitecto sabe que si construye con cuidado, su estructura puede permanecer por siglos. Un profesor sabe que si construye con amor y verdad, lo que construya durará para siempre.
Soy un guerrero que batalla diariamente contra la presión de los amigos, de la negatividad, del temor a perder el trabajo, de la conformidad, de los prejuicios, de la ignorancia de los que ignoran y de la apatía. Pero tengo grandes aliados: la inteligencia, la curiosidad, el apoyo de mi familia, la individualidad, la creatividad, la fe, el amor y la risa, todos ellos me ayudan a levantar mi bandera con su apoyo insuperable. ¿Y a quién tengo que agradecer esta maravillosa vida que tengo la suerte de experimentar? A todos vosotros. Y de esa manera tengo un pasado rico en recuerdos. Tengo un presente desafiante lleno de aventuras y entretenimiento, porque se me permite emplear mis días en el futuro. Soy profesor… y doy gracias a Dios por eso todos los días.

Hoy os graduáis, poned vuestro futuro en vuestras manos. Si la oportunidad no os llama, construid puertas. No intentéis convertiros en personas de éxito. Intentad convertiros en personas de valor. Nunca os olvidaré. Hasta siempre.